Estado Islámico de Irak y Levante se apunta victoria tras victoria en las zonas suníes del norte de Irak mientras el Ejército nacional retrocede.<br /><br />Con la toma de Mosul, la segunda ciudad del país, los rebeldes al Gobierno del chií Nuri al Maliki han confirmado su dominio de la provincia de Nínive.<br /><br />Bagdad se ve impotente y no puede más que atacar por aire la ciudad mientras los rebeldes se aproximan cada vez más a la capital. Su última conquista ha sido la localidad de Tikrit, a apenas 160 kilómetros de Bagdad y a la sazón ciudad natal de Sadam Hussein.<br /><br />En su camino los yihadistas se han apoderado de yacimientos petroleros y las armas y vehículos que el Ejército ha dejado atrás en su desbandada.<br /><br />Mientras el Parlamento no se ha puesto de acuerdo sobre una resolución para decretar el Estado de emergencia, que daría poderes especiales al controvertido Al Maliki, los kurdos del norte, también enfrentados al Gobierno central, se han hecho con el territorio en disputa de Kirkuk, donde hay abundante petróleo.<br /><br />Al Maliki, al que muchos acusan de haber forzado esta situación por su sectarismo, sigue apelando a la mano dura y asegura que seguirá combatiendo el terrorismo.

Los yihadistas, a apenas 160 kilómetros de Bagdad

Estado Islámico de Irak y Levante se apunta victoria tras victoria en las zonas suníes del norte de Irak mientras el Ejército nacional retrocede.<br /><br />Con la toma de Mosul, la segunda ciudad del país, los rebeldes al Gobierno del chií Nuri al Maliki han confirmado su dominio de la provincia de Nínive.<br /><br />Bagdad se ve impotente y no puede más que atacar por aire la ciudad mientras los rebeldes se aproximan cada vez más a la capital. Su última conquista ha sido la localidad de Tikrit, a apenas 160 kilómetros de Bagdad y a la sazón ciudad natal de Sadam Hussein.<br /><br />En su camino los yihadistas se han apoderado de yacimientos petroleros y las armas y vehículos que el Ejército ha dejado atrás en su desbandada.<br /><br />Mientras el Parlamento no se ha puesto de acuerdo sobre una resolución para decretar el Estado de emergencia, que daría poderes especiales al controvertido Al Maliki, los kurdos del norte, también enfrentados al Gobierno central, se han hecho con el territorio en disputa de Kirkuk, donde hay abundante petróleo.<br /><br />Al Maliki, al que muchos acusan de haber forzado esta situación por su sectarismo, sigue apelando a la mano dura y asegura que seguirá combatiendo el terrorismo.

06/13/2014